Corto

Ponerse en «corto» es vender una posición para comprarla posteriormente. Si pensamos que la bolsa, o un activo de la bolsa, va a caer, podremos ponernos cortos y aprovecharnos de esa bajada ganando el diferencial de la venta con respecto a la compra posterior.
En definitiva, vendemos un activo que, posteriormente lo compraremos.